La relación entre la Arquitectura y la música ha sido estrecha en muchas ocasiones. Hace unos días pude experimentar la calidez de un espacio donde la Arquitectura era un mero continente, y donde la música hizo este espacio cálido y acogedor.

Una reivindicación, un local con alma y un grupo de músicos para llenar este espacio. Diferentes sensibilidades, diferentes orígenes, diferentes…, pero todos conmovidos por esas notas, por esa voz.

Grandes momentos, grandes espacios.

Laura cantando

 

Ángel Ramón Tajuelo Molina-Prados.